castellano

La vida del huerto, el huerto de la vida (por Joan Muñoz)

CAT

Ayer transplantando plantas en el huerto y organizando el modo de fijarlas me di cuenta de las similitudes entre la vida del huerto y la mía… y me parece fascinante. La planta, como el ser humano, nace de una semilla que puede llegar a dar un fruto único y lleno de propiedades que lo hacen especial o no, dependiendo de las circunstancias que la rodean durante su crecimiento.

En el huerto, como en la vida, hay muchas variables para el buen desarrollo de la planta: desde el tipo de tierra donde se siembra (puede ser originaria o no), la temperatura y lo que llamamos asociación favorable entre cultivos.

Me quiero centrar en la asociación favorable porque me parece que es como lo que nos pasa en la vida.

Una de las peores asociaciones se produce entre plantas que son de la misma familia, ya que éstas necesitan absorber los mismos nutrientes de la tierra. Si quieren crecer en una misma parcela acaban debilitándose mutuamente. Por lo tanto, en el huerto, debes combinar en una parcela diferentes familias de plantas ya que éstas se favorecerán claramente y se protegerán.

A mí me ha sucedido lo mismo en la vida, las personas con más similitudes conmigo no siempre han sido las mejores para mi crecimiento. Al contrario, son las que más me han debilitado y menos han permitido hacer crecer mis frutos. Simplemente porque no nos hemos aportado nada diferente.

        

Como demuestra la naturaleza, en la diversidad está el mejor crecimiento y a partir de ahí podemos desarrollar nuestro mejor fruto para regalar.

En la asociación favorable encontramos plantas que protegen a otras de posibles plagas sólo por estar muy cerca! Así que debemos saber elegir bien cuáles son o no buenas compañeras de crecimiento.
Igualmente, como en el huerto, irán apareciendo malas hierbas que, si no arrancamos de nuestro lado a tiempo, nos irán absorbiendo la energía.

Basándome en mi experiencia, si somos capaces de hacer todo esto, aunque sea doloroso en algunos casos, podremos crecer de manera saludable y dar un fruto maravilloso!

Mi suerte, a diferencia de las plantas, es que al tener un ciclo 100 veces más largo he podido empezar a rectificar este crecimiento antes de morir; y aún estoy a tiempo de seguir equivocándome!

Pero sí sé que iré detectando a las personas con las que tengo buena asociación y acabaré ofreciendo toda la riqueza y lo mejor de mí al mundo.

 

.

Un artículo de Joan Muñoz,
en pleno proceso de crecimiento y cambio personal,
participante de algunos cursos de El despertador

.


icona-llapisTambién te pueden interesar las siguientes propuestas:

Historia de una mujer cualquiera en su proceso de descubrimiento, por Anna Soriano
Cambiar de tiesto, por Anna Soriano
Apostar por mí; el primer paso de las mil millas, por Mireia Cebrián
Para empezar… elegir pareja, por Anna Soriano
Vidas inventadas, por Jordi Muñoz
Maratones: … 2014, 2015, 2016, 2017, por Jordi Muñoz
. La quebradiza, por Anna Soriano
La condena de la mochila, por Jordi Esqué
Coaching: una manera de vivir los cambios (por Mauro Cavaller y Jordi Muñoz)

Actividades relacionadas:

Coaching en grupo: el camino apasionante de la vida
Kit de gestión emocional en tiempos de cambio

 


butlleti_el despertador2Si quieres estar al día de la actualidad de El despertador
suscríbete al boletín y recibirás las novedades de cada mes en tu correo electrónico.

 

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s