castellano

¿Cómo puedo relacionarme mejor?

CAT
ocells que volen

Las relaciones forman parte de nuestro caminar: en nuestro espacio personal, en casa, en el trabajo, con la pareja, con los amigos… Siempre estamos interactuando con otros, tanto sea en relaciones cercanas e íntimas, como abundantes y ruidosas.

Es la danza en el encontrarse, entre el yo y el tú, decir y escuchar, conversar con un ritmo en el que me sienta a gusto e invite al otro también a dar lo mejor de sí mismo lo que hace que una relación sea ​​más o menos rica.

El hecho es que siempre estamos con los demás y esta riqueza se halla en todos los aspectos: en el aprendizaje, la alegría y la pasión, pero también en los miedos, el estrés y las frustraciones.

Las emociones están, por tanto, muy presentes en nuestras relaciones. A lo largo de la vida nos encontramos en “acontecimientos vitales” de diferentes colores y magnitudes. Algunos nos gustan, otros no y otros pueden llegar a ser muy dolorosos. Las emociones que aparecen en los “acontecimientos vitales” no deseados tampoco son agradables de sentir (rabia, miedo, tristeza,…) ¿Qué hacemos con todo esto?

¿Reaccionamos o respondemos?

La inercia nos lleva a reaccionar. Si reaccionamos, nuestros pensamientos serán limitadores y nuestras acciones destructivas. La rabia se convertirá en acciones agresivas, el miedo nos hará huir o defendernos con las uñas y, finalmente, nos pegaremos tanto a la tristeza que no habrá manera de soltarla. Nos sentiremos con poca energía y la que tendremos estará contaminada y sucia. El clima estará enrarecido y será poco sano. La mala gestión de las emociones nos “envenena” a nosotros mismos y de rebote a los otros y al mundo. Por otra parte, la reacción no nos permite solucionar el problema, al contrario, lo va retroalimentando, haciendo que éste cada vez sea más grande y más difícil de deshacer.

¿Qué pasaría si en lugar de reaccionar nos propusiéramos responder? Es decir: hacer una parada en el remolino de reacciones donde estamos inmersos y observarnos desde cierta distancia. ¿Qué no estoy aceptando de mí? Darnos cuenta de la fuente que nos ha provocado la perturbación, hacernos un escáner emocional y elegir cuál queremos que sea nuestra actitud ante ello. Describir cuál es la mejor manera de afrontarlo para poder desatascar y hacer acciones conscientes.

La rabia, el miedo y la tristeza siguen estando, pero en lugar de dejarnos llevar por las emociones, tomamos nota y hacemos alquimia con ellas. De la energía que nos da la rabia aprendemos a poner límites y lo utilizamos para realizar acciones creativas. Nos enfrentamos al miedo en pequeñas porciones (partimos el pastel del miedo a pedacitos y vamos tomándolos uno a uno). Nos permitimos sentir la tristeza, no buscamos distracciones para despistarla… la sentimos y la dejamos ir, trascendemos de ella.

Si empezamos a responder, el nivel de energía automáticamente aumenta, tenemos más energía y ésta empieza a ser limpia, estamos generando una energía transformadora que nos permitirá facilitar el cambio. El clima, a la vez, se vuelve más saludable (ya no escupimos veneno), es más relajado y más propicio para poder llegar a encontrar nuevas soluciones. Soluciones que desde la reactividad son imposibles de ver, porque estamos totalmente enganchados al problema. De esta manera conectamos con la persona creativa, amorosa, pacífica y autodependiente que llevamos dentro de nosotros, y también con nuestro propósito. ¿Qué quiero: tener razón o vivir mejor?

Y así, a pesar de que a menudo es fácil dejarse llevar por la inercia, si poco a poco empezamos a hacernos observadores de nosotros mismos y empezamos a buscar cómo responder ante los “acontecimientos vitales”, poco a poco, iremos trazando una nueva manera de vivir las emociones en las relaciones y cuanto más la alimentemos más fuerza irá tomando en nosotros.

icona-training
TALLERS O PROPOSTES:

En voz femenina
Estrategias para mejorar las relaciones laborales
En pareja: cuando las dos naranjas enteras se encuentran
Kit de gestión emocional en tiempos de cambio
Tu minuto de gloria
El apasionante mundo de la pareja

Artículos relacionados

Ésta soy yo. Sacándonos el disfraz de superwoman en el Centro
de Información y Orientación de la Mujer (Ayuntamiento Sant Adrià de Besòs)
Amores de película: desmontando el mito
Para empezar: elegir pareja
Vidas inventadas
Enamorarse después de una ruptura

Anuncis

Categories:castellano

Tagged as: , , , ,

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s